30.7.10

Filosofia, arquitectura, cuina i cases de pagès

Fa pocs dies el 9 Nou recollia unes declaracions, en uns termes inèdits al món de la política, fent referència a la “deconstrucció de les granges” per explicar la necessitat de construir equipaments urbans al camp.
La deconstrucció és un terme que ha transitat per diferents disciplines des que Jacques Derrida, filòsof francès, l’encunyà als anys 60 sembla ser que manllevant l’expressió de textos molt anteriors de Heidegger. Ve a ser, anant pel dret, un mètode d’anàlisi de textos literaris a partir dels supòsits i absències que amaguen. El pensament de Derrida va fer taca d’oli i arribà als anys 80 a l’arquitectura. Per si fos poc, Ferran Adrià, el geni dels fogons, s’apuntà a la deconstrucció, quan va proposar plats a mitjans dels 90, en què els ingredients es presentaven per separat, adoptant textures i temperatures diferents que anteriorment anaven plegades. Destaquen del seu catàleg l’arròs a la cubana i la truita de patates, copiada fins a l’avorriment.
Com s’aplicarà, doncs, la deconstrucció a les antigues granges de porcs que hi optin? No sé si algú ho sap, però seria bo que fos profunda i no de maquillatge o nova subvenció. Que es tractés d’equipaments sostenibles, productivament i mediambiental. Que fossin espais on conjugar el lleure i el respecte a la terra. On s’ensenyés a estimar els oficis de pagès i els aliments sans i bons. És bo que les paraules evolucionin i serveixin per nomenar conceptes nous, però el que compta, fi al cap, són els fets.

(publicat al 9 Nou)

4 comentarios:

Gourmetdeprovincias dijo...

Sería interesante que el sector político se interesase de una vez por una renovación sostenible de la base agraria de la alimentación, y en ese sentido las declaraciones que comentas podrían suponer una cierta esperanza. Sin duda, la modernización de infraestructuras (y no solo de infraestructuras físicas, aunque el acceso a internet en el rural facilitaría algunas nuevas vías de comercialización, sino de infraestructuras comerciales en muchas ocasiones anquilosadas) y la modernización del sector hacia una sostenibilidad ecológica, hacia la dignificación de los oficios y hacia la construcción de una alternativa económica viable para zonas rurales que se están despoblando serían lo deseable.

Pero en demasiadas ocasiones ese tipo de declaraciones se quedan en un titular para el que se busca el concepto impactante (en este caso la deconstrucción) y poco más. Ojalá, sencillamente, se consiguiera que las instituciones hicieran una apuesta decidida, como hacen en Reino Unido o en algunos estados de Estados Unidos, por lo ecológico, lo local, lo sostenible y el comercio de proximidad. Eso si sería una verdadera deconstrucción del sistema establecido en la actualidad.

En cualquier caso, enhorabuena por la reflexión. Es un tema en el que hay que insistir. Es la única forma de crear conciencia al respecto.

Saludos.

Joan Calsapeu-Layret dijo...

Hola Pep,
un dia d'aquests et comento... només que t'he trobat i m'ho miraré amb detall :)... promès

salut
Joan

Pep Palau dijo...

Hola Joan,

quan vulguis, ja ho saps.

salut!

Pep Palau dijo...

Jorge,
completamente de acuerdo con lo que expones. Mi breve artículo surgía de unas eufóricas declaraciones de un alto cargo político en las que hablaba de "deconstruir" granjas en aplicación del nuevo Plan de Urbanismo. El término, en política, resulta sorprendente. Pero lo es más el fondo. Cuesta creer que después de años incentivando ese nefasto modelo de agricultura industrial que ha llevado la comarca al desastre ecológico, ahora promocionen justamente lo opuesto. Rectificar es de sabios. Veremos en que se concreta...
un saludo!